jueves, 6 de julio de 2017

Celine Dion en Vogue: Reportaje 8



"Quiero ser tratada como una modelo," fue la única condición que Celine Dion le puso al equipo de Vogue.com al principio de la semana. Hoy, su deseo se hace realidad: ahora mismo, bajo la atenta mirada del director Gordon Von Streiner y el editor de moda Jorden Bickham, Celine posa elegantemente con los conjuntos más exquisitos y deseados, como este, de Dior (alta costura). 


Pat McGrath y Julien D'Ys, dos de los grandes referentes en moda, se ocupan de hacer magia. Pepe Muñoz también está trabajando duro, ilustrando cada look, cada movimiento. 

Próximamente, Celine y el equipo de Vogue.com volverán al Ritz para terminar la sesión de fotos. Si pasas por la Plaza Vendôme, haz como Katy Perry y salúdala. Y por favor, pásate por Vogue.com a lo largo de este mes para ver qué pasa cuando Celine se encuentra con la alta costura de París.

video


miércoles, 5 de julio de 2017

Celine Dion en Vogue: Reportaje 7

"Mi energía me hace sentir más joven, más dinámica, más viva," dice Celine Dion. "Ahora, todo es como la primera vez." El espíritu positivo de Celine y su genuino entusiasmo por todo lo bello y divertido es una de las grandes razones por las que el mundo de la moda se está rindiendo a sus pies. Se levanta para aplaudir. Abraza a los diseñadores. En una semana de la moda llena de apagados trajes grises e incluso actitudes más apagadas, es un alivio ver tanta alegría. Pero esta felicidad no ha llegado así como así. Más que una viuda triste, Celine Dion es una superviviente. 



¿Su mayor logro? Según ella, "el haber preparado a mis hijos para la muerte de su padre." Durante los tres años en los que René se alimentó con un tubo en su estómago, Celine insistió en que los niños estuvieran al tanto de los cuidados que ella y otras personas le estaban dando, para que no se asustaran. 

Cuando falleció, Celine recurrió a la película de Disney Up para explicarles la devastadora  situación. Les contó que su casa se quedaría en tierra, pero su padre había subido arriba con su metafórico hogar de amor protegiéndolo. Los niños escribieron mensajes que enviaron a René mediante globos de helio. Después, soplaron "polvo de hadas". Les dijo que, cuando alguien sube arriba, no puede volver abajo, pero que ahora su padre está sano, bailando, cantando y reunido con sus abuelos. En todo momento, Celine fue muy prudente y cuidadosa con sus hijos. 

René-Charles se refugió en el deporte para atravesar su duelo -- hockey y golf (Celine cree que un día podría convertirse en jugador profesional). Un día, encontró a uno de los gemelos escondido en un armario con una foto de René. El pequeño le explicó que estaba hablando con su padre. Cada noche, antes de acostarse, ella y los gemelos pasan un rato hablando con René y le mandan besos hacia el cielo. Los tres comparten habitación. Es un proceso. "La moda, la fama, la celebridad... todo esto," dice en el coche, "es sólo para divertirme. No significa nada. Hay cosas más importantes: los niños, la familia, el mundo."

Anoche en París... Céline Dion

Un año después de una gira en homenaje a su marido fallecido, la canadiense más francesa regresó a París.



El año pasado, Céline llevó su emotiva gira a París. No queriendo lanzarse a una extensa gira mundial, se conformó con dos conciertos en Bélgica y diez en París - Bercy (AccorHotels Arena). Pero desde el 15 de junio, la artista actúa por Europa, algo que no hacía desde 2013. 

Tras un concierto en Burdeos delante de 32.000 personas y dos en Lille con un total de más de 60.000 espectadores, Céline regresó a Bercy, su escenario por excelencia en Europa. A las 21:05, comenzó el concierto llena de felicidad, con un pantalón negro, una camiseta y una chaqueta plateada. Un Bonsoir, Paris! dio comienzo al espectáculo: Céline ya no quiere compartir su dolor, sino retomar su vida de cantante. Ahora vuelve a fascinarnos, a impresionarnos sin esforzarse, como Johnny Hallyday. 

Durante casi dos horas, la artista interpretó gran parte de su repertorio en francés, rodeada por 20 músicos (8 instrumentos de cuerda, 5 de percusión y 3 coristas). Tras Dans Un Autre Monde y Terre, dos himnos de los 90, Céline interpretó Encore Un Soir, la magnífica canción escrita por Jean-Jacques Goldman cuando falleció René Angélil. 

Fue una noche llena de emociones, actuaciones muy sentidas pero, sobre todo, el sentimiento de querer seguir adelante. No olvidar, pero tampoco lamentarse. Estas fueron las palabras de Céline para los 15.000 espectadores de anoche: "Hace un año nos reunimos aquí con un concierto importante, muy íntimo, para pasar por una etapa muy difícil. Me apoyasteis hasta la última nota. Os lo agradezco de corazón."

Antes de asegurar "sentirse parisina en su ADN", Céline siguió demostrando su talento en concierto. El público enseguida reconoció temas como On Ne Change Pas o Je Sais Pas, que siguen sonando igual que en los noventa. La emoción se apoderó de la sala con Et Je T'aime Encore, interpretada con guitarra y voz. Céline, tranquilamente sentada junto a su guitarrista, intento hacer frente a la letra pero acabó derramando alguna que otra lágrima. No se vino totalmente abajo; paró un segundo y retomó la canción, no sin una merecida ovación del público. Con su inmensa profesionalidad, siguió adelante ante todo. Llegó un cambio de tono con A Vous, una dinámica declaración de amor al público.



Afortunadamente, Céline también sabe sorprender. En la siguiente canción, Le Ballet, se presentó con un ajustado mono brillante y en brazos de su bailarín. Durante cuatro minutos, el público se quedó sin palabras, fascinado por una coreografía tan sensual como inesperada, metiéndose en el universo de Shakira o Beyoncé. Podría resultar de un total mal gusto, pero la canadiense tiene ese don natural de hacer que las cosas más extravagantes parezcan cotidianas. "¿Os ha gustado?" preguntó inocentemente al público, que comenzó a aplaudir. Y en lugar de volver al camerino para cambiarse, se puso una inmensa capa negra para interpretar dos temas muy famosos en París: S'il Suffisait D'aimer y Ziggy, de Starmania. El resto del concierto es más clásico; en la parte final, Céline no busca sorprender, sino interpretar sus temas más conocidos: Love Can Move Mountains, River Deep Mountain High y The Show Must Go On.



A petición del público, se pone un vestido con luces para interpretar My Heart Will Go On (aunque hay quien habría preferido All By Myself, cuestión de gustos...). Y para despedirse del público en condiciones, Céline atraviesa el auditorio y se coloca sobre la mesa de mezclas. Manda un saludo a su hijo e interpreta, en medio del público, Pour Que Tu M'aimes Encore, su mayor éxito en Francia. 

Tras acabar la canción, su coche la espera a la salida del auditorio. Céline ha hecho un trabajo maravilloso, renovando totalmente el espectáculo del año pasado. Aunque hay quien critica los efectos visuales, algo pasados de moda, no se puede complacer a todo el mundo. Anoche en París, Céline Dion demostró que sigue siendo la mejor intérprete de los últimos veinte años, con toda humildad...


Repertorio del 4 de julio en el AccorHotels Arena de París

1. Dans Un Autre Monde
2. Terre
3. Encore Un Soir
4. L'étoile
5. On Ne Change Pas
6. Je Sais Pas
7. Immensité
8. Et Je T'aime Encore
9. Zora Sourit
10. Si C'était à Refaire
11. A Vous
12. Le Ballet
13. Because You Loved Me
14. S'il Suffisait D'aimer
15. Ziggy
16. Tous Les Blues Sont Écrits Pour Toi
17. Refuse To Dance / Love Is All We Need / Black or White
18. Love Can Move Mountains
19. River Deep, Mountain High
20. The Show Must Go On
21. My Heart Will Go On
22. Pour Que Tu M'aimes Encore


Artículo original en francés AQUÍ

Nuevo disco: Un Peu De Nous

El 21 de julio, Céline Dion lanzará un nuevo disco titulado Un Peu De Nous. Esta será la portada:


Este misterioso lanzamiento se producirá el 21 de julio y será un pack de 3 discos. Aunque todavía no se sabe exactamente si se trata de un recopilatorio o un álbum en directo con uno de los conciertos francófonos de la gira de Céline, ya se ha colocado en el nº8 de la lista de CDs y vinilos de Amazon.fr.

Ya puedes reservar tu copia de Un Peu De Nous AQUÍ.

CD1:

1. Dans Un Autre Monde
2. Terre
3. L'étoile
4. Ordinaire
5. On Ne Change Pas
6. Je Sais Pas
7. Immensité
8. Zora Sourit
9. Si C'était à Refaire
10. A Vous
11. Le Ballet
12. Loved Me Back To Life
13. Because You Loved Me


CD2:

1. S'il Suffisait D'aimer
2. Ziggy
3. Tous Les Blues Sont Écrits Pour Toi
4. Refuse To Dance
5. Love Is All We Need
6. Treat Her Like A Lady
7. Misled
8. Love Can Move Mountains
9. River Deep, Mountain High
10. My Heart Will Go On
11. Encore Un Soir
12. Pour Que Tu M'aimes Encore


CD3:

1. L'étoile
2. Ordinaire
3. Je Sais Pas
4. Immensité
5. Et Je T'aime Encore
6. Si C'était à Refaire
7. A Vous
8. S'il Suffisait D'aimer
9. My Heart Will Go On
10. Encore Un Soir
11. Pour Que Tu M'aimes Encore
12. Parler à mon Père
13. Les Yeux Au Ciel
14. J'irai où tu Iras
15. Qui Peut Vivre Sans Amour?

Céline Dion en Vogue: Reportaje 6

A pocos minutos de empezar su concierto en el AccorHotels Arena de Bercy, Céline Dion recibe un premio de la división francesa de Sony por su álbum francófono Encore Un Soir (2016). Dion da las gracias al grupo de ejecutivos con champán y pasteles en la sala de reuniones (después de todo, estamos en París) y les recuerda que este premio significa mucho más para ella porque fue su primer álbum sin René y lo grabó durante una etapa muy difícil.

Ahora es Disco de Diamante, lo que quiere decir que ha vendido más de 500.000 copias en Francia. En realidad ha superado las 800.000 en una época en la que YA NADIE COMPRA DISCOS.

Excepto los franceses que adoran a Celine, de los cuales 20.000 cantarán cada una de las canciones de su querida diva en unos minutos. A pesar de ser un espectáculo para estadios, hablamos de un concierto extremadamente personal -- ¡todos acaban llorando! -- y cuando los tres hijos de Dion aparecen en la pantalla durante el Black or White de Michael Jackson, René-Charles (16) rapea el tema del Rey del Pop y, cuando termina, los gemelos Nelson y Eddy hacen un breve cameo.



Sus hijos no forman parte de la industria - "No soy ese tipo de madre" -- pero viajan con
ella de gira y comparten algunas de sus pasiones. A René-Charles le encantan la música y los zapatos ("la manzana no cayó demasiado lejos del árbol") y, como ella, suele comprarse los que le gustan. En esta gira, se ha comprado 70 pares de tenis. A los gemelos de 6 años Nelson y Eddy les encanta la ropa, como a muchos niños, y últimamente han empezado a pedir que les corten el pelo y los peinen como a James Brown. Sí, ese James Brown. Très difficile!

Curiosidad: Fue la admiración de Nelson y Eddy por la chica Disney Zendaya lo que hizo que Celine se fijara en el estilista de la estrella adolescente. Después, empezó a fijarse en las fotos de la artista en las alfombras rojas. Al cabo de un tiempo, investigó en internet "¿Quién es el estilista de Zendaya?" y encontró a Law Roach. Así sucedió.

martes, 4 de julio de 2017

Celine Dion en Vogue: Reportaje 5

Celine Dion está frustrada por la actual situación de la industria de la moda, los crueles despidos y las contrataciones exprés. Le preocupa que "el sueño" de la elegancia esté desapareciendo; a pesar de que le encantó llevar su sudadera de Titanic de Vetements (¡gracias a Law Roach por ese brillante movimiento!), cree en la magia de los sombreros, guantes y looks totales, en un mundo en el que Lisa Fonssagrives podría salir de las páginas de Vogue y atravesar las puertas de los hoteles Ritz. 


Lo que más le cansa son las incesantes preguntas en las alfombras rojas sobre de quién son los vestidos y la joyería que luce. "Son míos" es su respuesta. La moda es pública para Celine, pero la joyería es personal. A veces, cuando está en casa en Las Vegas y echa de menos a su compañero René, prepara un caftán y todas sus joyas, y tranquilamente se mete en su bañera, sin niños, sin fans, sin circos.

Celine Dion en Vogue: Reportaje 4


"Ellos me ven; yo no los veo a ellos," son las palabras de Celine Dion sobre la cantidad de paparazzis y fans que la siguen a todas partes. Les da todas las fotos que le piden y mucho más. Se encuentra en una sesión de fotos para la casa Schiaparelli, posando para el director creativo Bretrand Guyon en una ventana, con una vista de la Plaza Vendôme. Luce un vestido corto de Swarovski con pequeños cristalitos y botas victorianas -- un look que recuerda a Tina Turner. 

Su bailarín Pepe Muñoz dice: "¡Eso es una estrella del rock!" Libby Hahn, relaciones públicas de Schiaparelli, dice: "Estoy segura de que ya era una estrella del rock antes de ponerse el vestido." La fotógrafa habitual de Celine Dion, Denise Truscello (una cinéfila canadiense con su propio estilo rock), dice: "¿El vestido tiene formas diferentes en la espalda?", a lo que Celine Dion responde: "Tal vez me vean el culo, pero no creo que les importe."